El drama del Pixel 2 XL está socavando todo el proyecto Pixel de Google

por Suris Garcia  Dec 21, 2017

Esto no trata de un solo un teléfono; más bien trata de lo que significa la marca ‘Google’ en un pedazo de hardware

No se suponía que fuera así. Hace veinte días, cuando Google reveló sus teléfonos Pixel 2017, de todo lo que se hablaba era del “panda” Pixel 2 XL, aquel que tenía una tapa trasera de aluminio blanco y ventana de cristal negro en la parte superior. Una de las nuevas insignias de Android más grandes de Google fue moldearse para ser un dispositivo representativo de manera instantánea con sus propios apodos y seguidores de culto. El apodo de “Pixel 2 XL” pronto será olvidado y todos estaremos hablando, en tonos bonitos, acerca del gran Pixel Panda. Todas las piezas estaban cayendo en su lugar para Google para adueñarse del ciclo de sobre expectación de Octubre con sus nuevos smartphones, las cuales hubieran sido los mejores que el mundo de Android ha podido ofrecer.

Luego, Pixel 2 XL sale y las personas descubren que sus pantallas tienen una variedad de problemas. El tiempo idílicos en el que los fans de Android deberían de estar deleitándose de sus asombrosas nuevas insignias con biseles delgados, excelentes altavoces, y una súper cámara se ha convertido en una oscura pesadilla de cancelar reservaciones y dudándose de su lealtad con Google. ¿Cómo es que Google pudo hacer que algo tan básico pasara a algo tan equivocado?

El análisis de qué fue el error y dónde tendrá que esperar para otra ocasión. Todavía no sabemos el grado completo de los problemas de la pantalla del Pixel 2 XL, lo cual Google está “investigando activamente” – aunque ya sabemos lo suficiente para revolcar la recomendación de The Verge para comprar el 2XL, y para revisar nuestras reseñas de esta. Si tienes que comprar hoy un teléfono, te recomendamos buscar en otra parte, teniendo como un buen candidato Pixel 2 que es más pequeño que no sufre las mismas irregularidades que su hermano con pantalla más larga.

Google quiere que se le considere seriamente como una compañía de hardware

Mientras esperamos que Google termine su investigación, la interesante pregunta que surge es qué desea completar exactamente Google con sus teléfono Pixel. Si le preguntas a la compañía, los hardware para dispositivos móviles ya no son un pasatiempo, y si le preguntas a fans devotos de la cámara Pixel como yo, escucharás grandes elogios similares de la línea Pixel. Más de un largo periodo de tiempo suficiente, Pixel ha sido la respuesta de Google para iPhone. Pero en un término más cercano, y en una escala mucho más realista, Google sólo está buscando un barrera contra el dominio de Samsung en el ecosistema de Android. En ambos casos, la primera meta de Google es la misma: Google quiere que se le tome seriamente en cuenta como una compañía de hardware.

Esta es la razón por la cual los problemas de la pantalla del Pixel 2 XL han sido un problema devastador para la línea y trayectoria de Pixel de Google  Google no intenta de sacar grandes cantidades de unidades como, digamos, Huawei, una compañía que recientemente clamó haber sobrepasado Apple para convertirse en el segundo de los mayores vendedores de smartphones en términos de unidades vendidas. Google no trata de generar una ganancia inmediata con sus ventas de Pixel, o bien, aún con el distintivo precio Premium del Pixel 2 y Pixel 2 XL. La cuestión principal de Google, los ingresos de hardware con como una lagrima imperceptible en un monzón de ingresos por publicidad.

El negocio de hardware de Google se encuentra actualmente en la etapa de desarrollo en el que va construyendo su reputación. Todos estamos familiarizados con el nombre de Google y el logo de color arcoíris, pero no estamos acostumbrados a ver esa marca en una pieza de hardware. Así que este es el tiempo en el que muchos de nosotros formarán opiniones acerca de cuanto podemos confiar en los dispositivos físicos de Google. Es la misma experiencia como cuando vemos el logo de Nike en relojes o la marca de Adida en botellas de lociones de después de afeitado: un nombre familiar en un contexto inusual.

La entera marca de Pixel ha sido manchando por una selección componente mal Juzgada

Mi mayor preocupación por el drama de la pantalla de Pixel 2 XL es cómo esto se filtrará al público general. Fans de Android interesados leerán acerca del tema y sabrán exactamente los problemas de la tinta azul cuando es visto fuera de eje, colores apagados, y posible quemadura de la pantalla, y luego ellos podrán tomar una decisión razonablemente informada de si podrán vivir con estos problemas. (Mi posición es ni hablar, no deberías de aceptar tales defectos en un dispositivo de $850.) Pero estas cosas se sabrán en la conciencia mayoritaria, sea a través de tweets descontextualizados o mediante una queja apasionada o amigos mientras toman un latte de pumpkin spice.

Ya algunas repercusiones han sido evidentes en conversaciones que he escuchado sobre el Pixel 2 XL. Muchas personas están mezclando los problemas de la pantalla del 2 XL ci el de Pixel 2, asumiendo que ambos dispositivos tienen problemas. De hecho, cierta manera suena lógico, porque en la mayoría de los casos en el que un teléfono regular que tiene una versión XL (o Plus), la tecnología de la pantalla es básicamente lo mismo. Pero en el caso del Pixel 2017 de Google, el más pequeño tiene una pantalla OLED de Samsung, mientras que el más grande tiene un panel OLED de LG – casi tienen la misma tecnología, pero categorías totalmente diferentes en términos de calidad.

Otro problema que ha sido reportado por los usuarios acerca de los modelos Pixel 2 ha sido el sonido agudo que produce el teléfono. Nosotros no hemos experimentado tal problema en 4 dispositivos revisados de la línea Pixel 2, pero eso lo podemos acumular a un mayor defecto como la pantalla de Pixel 2 XL: otros problemas menores, menos universales se amplifican por el problema mayor.

La gran ironía de esta situación es que Google empezó a hacer teléfonos Pixel para ser menos dependientes de sus socios de hardware. En este momento, el socio de hardware de Google es el que está hundiendo el Pixel 2 XL y perforando hoyos en el casco de la entera operación de Pixel. Todo lo que quiere Google es tener una alternativa para Samsung en el super premium final del mercado. Pero construir buenos hardwares no es un problema insignificante, y Google está aprendiendo de eso durante su trayecto.

No es que los competidores de Google no hayan enfrentado problemas similares a la crisis actual de la pantalla de Pixel 2 XL. Simplemente el año pasado, Samsung se enfrentó con el fiasco de la batería de Galaxy Note 7, y ¿quién podrá olvidar la clásica situación del Antennagate de Apple alrededor del lanzamiento del iPhone 4? La diferencia, y lo que hace que el problema de Google sea más existencial, es que tanto el iPhone en 2010 y la línea de Galaxy Note en el 2016 son marcas bien establecidas con bastante lealtad de sus compradores. El mercado maduro de Apple y Samsung pueden aguantar una falla del hardware. Pero ¿podremos decir lo mismo del Pixel de Google que acaba de surgir?

Para Google, el lanzamiento de la línea de Smartphone Pixel fue un renacimiento y al mismo tiempo fue un reinicio. Esto indicó que la compañía estaba saliendo delante de los esfuerzos irregulares con Nexus, las cuales fueron plagadas con problemas fundamentales sobre la conexión de Bluetooth, el efecto torcido de la cámara, e integridad básica. Los teléfonos Nexus estaban en general baratos, así que muchas de estas cosas podían ser perdonadas – pero los Pixels tenían que ser el nuevo comienzo de dispositivos impecables, de primer nivel. Si Google sigue fallando en lo más básico – otro ejemplo seria del problema del Google Home Mini que recientemente tuvo, que el altavoz más pequeño grababa todo y lo enviaba a Google – el departamento de hardware puede desarrollar una mala reputación que no será capaz de escapar.